literatura castellana . joves i adults     inici
Gargallo Guil, Mamen

 


Abanico de Sándalo

Abanico de Sándalo

encima de la mesa.

Abanico de Sándalo,

sándalo en olor a madera.

 

Aroma fuerte y poderoso

como el de la misma tierra.

Perfume que pretende,

adivina, evoca y sueña

gastados recuerdos jóvenes

de mujer desnuda en la arena

dejándose acariciar por la espuma

y rayos de luna que en el mar rielan.

 

¡Mujer desnuda de ojos negros,

beduina de piel morena,

no huyas todavía,

sé por un día mi sirena!

 

Sándalo, sal y saliva

que son como la marea:

vienen con la luna,

se van y, luego, regresan.

Sándalo, sal y saliva

son tus besos de leyenda.

Sándalo, sal y saliva

y barro, y estuco, y palmera.

 

Sutil fragancia de piel:

ámbar limón y azucena.

Liso cuerpo de mosaico

que mi mente siempre desea.

 

Es un juego de soles y espejos,

el sueño que huye y se acerca;

es el mar que me traiciona

dejando sus olas abiertas.

 

Mujer desnuda en la playa,

moruna piel canela,

regresa de nuevo a mí,

sé otra vez mi sirena.

 

¡Maldita mujer de sueños

que te vas y no regresas!

¡Maldito aroma de sándalo

que me enloquece y desespera!

 
imatge amoryerotismo
cercador:  autor:     poema:           cercador avançat  boton busqueda avançada
<<
web design KTON Y CÍA